Qué mirar en coches de segunda mano: ¿diésel o gasolina?

Cuando vas a comprar un vehículo de segunda mano, es muy importante el tema económico. Podíamos señalar que se convierte en, prácticamente, crucial. El combustible que va a usar tu coche va a marcar mucho su funcionamiento, por lo que es fundamental adaptar el combustible a las necesidades de la persona que vaya a comprar el vehículo.

Dependiendo de los kilómetros que realices a lo largo del año, será más rentable un tipo de combustible u otro. Si realizas menos de 3.000 kilómetros al año en un recorrido urbano, es mejor acceder a un coche de gasolina. Los vehículos a gasolina tienen un precio menor que los coches diésel y, para trayectos cortos, los coches a gasolina proporcionan un mayor rendimiento que los vehículos diésel.

Mantenimiento

El mantenimiento es un factor muy importante cuando compras coches de segunda mano verificados. Un coche a gasolina tiene un mantenimiento menos costoso que uno diésel. Los recambios suelen ser más baratos, pero también se desgastan más rápidamente que en los demás vehículos. Los sistemas que utilizan los coches diésel para provocar menos emisiones contaminantes encarecen un poco su mantenimiento.

Ahorro en combustible

Los coches diésel te proporcionan un gran ahorro de combustible en distancias y recorridos largos. Esto se debe tener muy en cuenta cuando adquieres un vehículo de confianza. También es cierto que has de realizar muchos kilómetros para amortizar la comprar de un coche diésel frente a uno a gasolina. Por eso, es fundamental, antes de comprar, hacer un cálculo aproximado del uso que del vehículo.

El coste del seguro de un coche diésel también es más elevado que el de un vehículo a gasolina. En un seguro a todo riesgo su precio puede ser entre un 10 o 20 % mayor. Unas cifras a tener en cuenta antes de comprar el vehículo.

Los motores a gasolina suelen ser más suaves que los diésel. Aunque te ofrecen un poco menos de potencia y rendimiento en el motor, actualmente, los motores a gasolina te proporcionan mejores prestaciones, que los hacen muy competitivos frente al motor diésel.

La evolución de los coches diésel ha sido realmente grande y ha combinado una electrónica fuerte con turbos e inyectores bien acoplados a todos los vehículos, lo que los convierte en un motor que funciona a la perfección, aumenta su rendimiento y ofrece la máxima garantía de fiabilidad.

El precio del gasóleo es más bajo que la gasolina. Por tanto, llenar un depósito de la misma cantidad de combustible va a salir más barato en un coche diésel que en uno a gasolina. Actualmente, el ruido de los motores diésel se asemeja mucho al que hacen los motores de gasolina.

En definitiva, no te precipites. Analiza tus necesidades y elige diésel o gasolina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *