Cuando nos decidimos a comprar un coche de segunda mano o, porque no, vender el nuestro, nos asaltan muchas dudas. Seguramente muchas de ellas vienen de la rumorología que existe respecto al tema. Rumorología que nuestro cuñado, hermano o amigo se encarga de alimentar con aquello de ‘Le pasó a mi amigo’, ‘He escuchado que…’

Hoy, desde Verificauto, no os vamos a dejar caer en estos falsos mitos. Por ello os dejamos algunas claves para evitarlo. Cuanta más información dispongamos, más libertad y seguridad tendremos para comprar o vender nuestro automóvil.

Verificauto

Falsos mitos a la hora de comprar un coche

1.- Un vehículo no se puede transferir si está embargado.

FALSO.  Se puede vender y comprar y es totalmente legal. Para prevenir esto, ya que tu eres el responsable de lo que compras, es aconsejable que pidas un informe de matricula actualizado, ya que trafico no te informa hasta que finaliza el tramite. De no ser así, y estar embargado, el comprador asumirá la cantidad que marca el embargo. (Si tiene ya precinto no te dejaran transferir)

2.- La reserva de dominio o financiera se anula directamente al pagar la última cuota

FALSO. La financiera realiza esta anotación en la firma del contrato para evitar la venta del bien hasta que se haya cancelado totalmente y también debería anotar la cancelación. En la teoría, debería ser como pensamos. En la práctica no lo hacen, así que hay que vigilar este tema a no ser que queramos pasar por trámites de papeleos, carta de cancelación, registro, etc. Para poder transferir.

3-. Tiene que estar la ITV en regla para poder transferir nuestro coche

FALSO. En el documento de permiso de circulación tiene marcado una anotación, “Documento válido acompañado de ITV en vigor.” De esta forma ahora si, antes no, se puede transferir pero necesitas que este la ITV en vigor para que sea válido

4.- Si te compras un coche, mejor  siempre diesel.

FALSO. Si vamos a utilizar el coche y hacer mucho kilometraje es el único ‘pro’ que tiene. Porque ‘contras tiene varios y todos relacionados con la tecnología: los inyectores, turbo, bomba de inyección… son más costosos tanto en mantenimiento como en posibles averías. Además envejece peor, por ser un motor que vibra más.

5.- Un coche con kilómetros está ‘machacado’

FALSO. Si se trata de un coche que ha hecho muchos kilómetros en un período corto de tiempo por largos viajes en carretera, nos conviene más que un coche que haya hecho menos kilómetros pero se haya movido por ciudad: arranca, para, cambia de marchas, pisa el embrague, desgaste de ruedas,etc. Hay que valorarlo todo.

6.- Verificar únicamente sirve para rechazar o aceptar la compra de un coche.

FALSO. Con la verificación del vehículo descubrimos las faltas o condiciones que podemos utilizar a la hora de pactar un precio, por ejemplo, evitando imprevistos y reclamaciones posteriores.

7.- Conviene consumir el depósito de combustible hasta vaciarlo prácticamente.

FALSO. Si hacemos esto, se quedan posos que es uno de los peores enemigos de los filtros, bombas, inyectores. Si llegamos al punto de que el coche se para por no tener combustible, es muy perjudicial. ¡Sin olvidar la multa correspondiente por quedar parado en la vía pública!

8.- La mejor inversión en automóvil: comprar un coche de lujo

FALSO. Desde el momento en que un coche sale del concesionario, pierde muchísimo valor. Eso es así y, por lo tanto, no es una inversión. Y si es de lujo, más tecnología. Y, a mayor tecnología, mayor posibilidad de avería. Aunque es cierto que la seguridad y el confort es un punto a su favor.

9.- Entregar como parte del pago del coche nuevo mi antiguo vehículo es mejor

FALSO. Si lo vendes tú directamente obtendrás más beneficio económico y tendrás más libertad para comprar y negociar la nueva adquisición.

10.- Se recomienda bajar las cuestas en punto muerto para gastar menos.

FALSO. En punto muerto el motor sigue en combustión. Si, en cambio, reduces la marcha, conseguirás cortar la inyección e irás más seguro, ya que el coche no se deja llevar por la inercia y desgastarás menos los frenos.

Ha llegado el momento: el coche que nos ha acompañado tanto tiempo ha decidido que ya no va a hacerlo más, necesitamos otro coche en casa, acabo de sacarme el carnet de conducir, prefiero apostar por un coche de segunda mano y no uno nuevo. Sea como fuere, en el momento que decidimos comprar un coche de segunda mano tenemos que tener ciertos aspectos en cuenta. Desde Verificauto hemos creado el“Decálogo del buen comprador de coches de segunda mano”. 

 1. ¿Cuál es mi prioridad y mis necesidades?

 No es lo mismo buscar un utilitario para desplazarse el día a día de casa al trabajo y viceversa, que un gran coche para realizar grandes trayectos. Ni un monovolumen familiar que uno ‘pequeño’ para poder aparcar en cualquier sitio. Debemos tener muy claras cuáles son nuestras necesidades y prioridades para acotar la búsqueda.

 2. ¿Cuál es mi presupuesto?

Podemos encontrar el coche que estábamos buscando: el modelo, el color… Pero, ¿el precio? Debemos asumir que tenemos un presupuesto y, por supuesto, unas expectativas. El encaje de estas dos premisas hará que tu compra sea totalmente satisfactoria.

3. ¡Éste es mi coche! Me gusta el modelo y se ajusta de sobra a mi presupuesto.

¡Cuidado! Lo barato, en ocasiones, sale caro. Asegúrate de que no hay nada ‘extraño’, que no se trata de ninguna estafa y, sobre todo que el coche se encuentra en perfecto estado. Si su propietario lo vende ‘tan barato’, ¿es porque necesita con urgencia el dinero?. Y si necesita con urgencia el dinero, ¿habrá podido mantener el coche en condiciones? Pensar antes de actuar nos ahorrará más de un disgusto y una derrama inesperada.

 4. ¿Tenemos todo en regla?

Cuando nos vendan el coche TODO tiene que estar en regla: papeles, libro de revisiones, itv, mantenimientos varios… Pregúntalo directamente al vendedor aunque luego, por descontado, compruebes por ti mismo todo lo que puedas.

5. Estado real del vehículo: ¿perfecto?, ¿ha pasado muchas veces por ‘enfermería’?

El exterior de un vehículo puede estar perfecto, sin una simple raya o abolladura. Pero, ¿y por dentro? Asesórate bien antes de realizar la compra: que el diagnóstico del vehículo sea totalmente satisfactorio. Si tú mismo no lo sabes comprobar, hazlo a través de una empresa. Ellos te confirmaran el gasto en mantenimientos que tiene en el momento de compra y a 12 meses vista, quien hay detrás de la venta, de donde procede el vehículo, posibles golpes fuertes, etc.

6. Queremos conocer tu pasado (¡el del coche, claro!)

Todos tenemos un pasado. Y los coches también. Si ya has decidido que ‘ese’ es el vehículo que quieres adquirir, pide un informe de matrícula para saber cosas como el propietario, tipo de uso que se le ha dado, características técnicas, que tenga la itv al día, número de propietarios anteriores pero sobre todo cargas ( embargos, reservas financieras,….) ¡No queremos llevarnos ninguna sorpresa!

7. Comprobando que es gerundio

Ya está. Nos hemos decidido. Tenemos coche. Pero (siempre hay un último pero) no está de más que vuelvas a hacer un repaso y repreguntes al vendedor lo ya preguntado. ¿Qué coincide todo? ¡Adelante! Si tienes algún atisbo de duda, pon el freno y resuélvela. Es tu dinero.  Y llegado el momento de probar el vehículo, comprueba que todo está ok: ningún ruido extraño, buen arranque, buena sensación y un trayecto suave. Si eres nobel, mejor confía en una empresa externa que controle todo al 100%.

8. ¿Alguna ‘cosita’ más a pagar?

En el momento de realizar el pago, hay que tener en cuenta otros aspectos: mantenimientos a corto plazo, el cambio de nombre conlleva un coste. ¿Está ya transferido en el precio convenido?, ¿incluye el IVA? ¿impuesto de transmisiones? Si tienes que pagarlo tú tendrás que pagar entre un 4% y un 8% – dependiendo de la comunidad autónoma- del valor para hacienda del vehículo. Y a esto añadirle 52€  de la tasa de tráfico. Por ello, desde Verificauto recomendamos que acudas a una gestoría.

9. ¿Qué garantía tengo?

Es importante saber si el vendedor del vehículo es profesional, con lo que podremos exigir garantía, o – por el contrario – es particular y sólo podrás exigirle aquel vicio oculto durante 6 meses. Durante 12 meses se pueden contratar garantías de seguro de averías.

 10. Y antes de la firma final…

Una vez comprobado todo, debemos plasmarlo en un contrato de compraventa donde aparezca la hora de compra (por si hay multas hasta el momento) y el seguro del vehículo (obligatorio por ley)

 Poniendo en práctica estos 10 puntos, la compra de nuestro coche de segunda mano será satisfactoria ¡seguro!

Verificauto.com

Verificauto.com